Margarito Cuéllar

Poeta mexicano originario de San Luis Potosí, México. Autor de una veintena de títulos, entre ellos: Heridas luminosas que se quiebran (Universidad Externado de Colombia, Bogotá, 2021); Nadie, salvo el mundo (Moguer, Huelva, España, 2020); Señales luminosas bajo el cielo de cobre (Universidad Autónoma de Querétaro, México, 2020); Poemas en los que nunca es de noche (Ibáñez, Bogotá, 2019). Con el libro Teoría de la belleza (Instituto Sinaloense de Cultura, 2018) obtuvo el Premio Hispanoamericano de Poesía Festival de la Lira 2019 organizado por el Banco del Austro de Cuenca, Ecuador. Premio Hispanoamericano de Poesía Juan Ramón Jiménez 2020 convocado por la Diputación de Huelva. Con Ensayo sobre la belleza y el desorden de las cosas obtuvo en 2021 el Premio Internacional de Poesía Pilar Fernández Labrador (Salamanca, España). Sus textos poéticos han sido traducidos parcialmente al inglés, francés, portugués, alemán, griego, chino, búlgaro, rumano, ruso, árabe, italiano, uzbeko, danés, croata, latín, euskara, bengalí, catalán, letón, hindi, islandés, quechua, maya y armenio. 

detrás de una ventana        
hecha de cuadros que parecieran desprenderse
     unos de otros
el rostro observa
 
enfebrecidas luces de autos
se entretejen sobre él
red en movimiento
las luces iluminan del mentón a los labios
                de los labios a los ojos
dos aviones en llamas   que caen
uno del verano     otro del invierno
 
ahora gira
y se adentra
en un carbón nebuloso
           
el dormitorio

dentro  
toma su vestido
lo extiende sobre la silla
como puente colgante iluminado       
late
 
el rostro dirá entonces
       mientras observa
                      incandescente
que no extraña las palomillas enloquecidas  
revoloteando farolas
ni las copas de vino que duplican cuellos de fuego
 
lo privado de la alcoba es público ante los recuerdos
y lo público
no se acomoda nunca            
de forma tranquila
en los cajones de la intimidad

mujer observando su vientre en habitación esterilizada

al mostrar su cuerpo abierto
— sangre adormecida fluye entre sus piernas
                        desde la nuez quebrada de su vientre —
ante un marco hecho de doctores y enfermeras         
                                                representantes del mundo
sus brazos       
domados por una fuerza
lánguidos y dispuestos
esperan
 
la vida que surgirá
no garantiza la suya
 
la vida no legitima la vida
 
lo seguro en el campo de aplicación de su cuerpo
es la corona transparente del olvido