Myriam Moscona

Poeta, novelista, traductora y periodista cultural. Autora de diversos libros de poesía. Negro marfil/Ivory black, recibió por la traducción de Jen Hofer, los premios Landom Morton de la Academia de Poetas Estadounidenses de NY y el del Pen International al mejor libro traducido (2012). Premio de Poesía Aguascalientes 1988, becaria de la Fundación Guggenheim 2006. Su libro más reciente es La muerte de la lengua inglesa (Almadía, 2020) Ansina, poemas en ladino, fue publicado en México y España por Vaso roto. También recibió por su novela Tela de sevoya, editada en México, Argentina, España, Estados Unidos e Italia, el Premio Xavier Villaurrutia de Escritores para Escritores, 2012. Parte de su obra como poeta visual pertenece a los archivos especiales de la Universidad de Irvine, en California. Hace unos días apareció en anDante la traducción (compartida con Guadalupe Alonso) de Signos de león, Cartas de amor del poeta italiano Salvatore Quasimodo. Salvo al rumano, parte de su obra se ha vertido todas las lenguas latinas, además del chino, árabe, sueco, búlgaro, alemán y hebreo. Es miembro del Sistema Nacional de Creadores de Arte. Desde hace más de diez años vive con su perro Isaac.

Agatha Christie:
El año de la guerra

cuando desapareciste como jesús
en el desierto
todos te buscaron

no habías caminado
por las aguas del lago tiberiades
ni untaste lodo con saliva
en los ojos de los ciegos

no te encontraron en jericó
ni en la piscina de siloé

estabas en un cuarto de hotel
registrada bajo un nombre falso

once días dejaste de ser agatha
usaste el nombre
de una especie de rival

era el invierno
del año de la guerra
el frío
congeló la escena
como un fotograma

quedaste varada en ti misma
no te recostaste como juan sobre tu pecho
para escribir
sobre la multiplicación
de los panes y los peces
fuiste otra piedra
expulsada del magma de la tierra

te brotaban anillos de color desconocido
pasaste de ágata a amatista
fueron once días con sus noches
estabas perdida
mirándote al espejo
eras otra piedra
otra mujer dentro de otra mujer

todo pasó antes del comienzo
cuando tu varón tu esposo tu christie
tuvo por amante a otra magdalena
aquel nombre que usurpaste
la noche de la amnesia

apareciste al pie de la autopista
en un cuarto
lejos de jericó
con el huerto de getsemaní rondando tu cabeza

no estuviste en el monte de los olivos
pasaste inadvertida en el hotel
sin saber si serías
la más vendida de la historia
o sólo una mujer abandonada
sin pan
sin peces
sin recuerdos
sin sirenas

pequeña piedra
llevada al alienista
para ser devuelta
a su estado original