Pablo Sigüenza

(Ciudad de Guatemala, IximUlew. 1978). Vivió su niñez y juventud en la populosa colonia Betania, zona 7 de Ciudad de Guatemala. Bachiller en ciencias y letras, ingresó a la Universidad de San Carlos de Guatemala en 1996, año de la firma de los Acuerdos de paz. Estudió agronomía en recursos naturales renovables y antropología. Fue parte de las asociaciones estudiantiles de la Facultad de Agronomía y la Escuela de Historia, así como del trabajo orgánico en la Asociación de Estudiantes Universitarios Oliverio Castañeda de León. Desde inicios de siglo se ligó al trabajo político con organizaciones campesinas. En 2008 y años posteriores publica columnas de opinión en Diario la Hora y en el Suplemento La Jornada del Campo del diario mexicano La Jornada. En 2015 publica su primer libro de cuentos cortos Relatos verdes en escala de gris. En 2017 el jurado calificador del certamen de poesía Manuel José Arce de la Editorial Universitaria de la USAC recomienda la publicación del libro Entre la milpa, el cual ve la luz a finales del mismo año. Ha participado en los festivales internacionales de poesía Amada Libertad en El Salvador, 2018;  De poesía contemporánea de San Cristóbal de las Casas, México, 2019; y De poesía en Antigua Guatemala 2021. También fue parte del festival de Poesía Llamarada de Tusa, de la Ciudad de Amatitlán en Guatemala, 2019. Está invitado al 17 Fetival Internacional de Poesía de Quetzaltenango a realizarse en noviembre 2021. 

Raíces al viento

Tengo esta extraña costumbre
de exponer mis raíces al viento
contar memorias y relámpagos
a través de murmullos y truenos.

Tengo el hábito silente 
de enredarme en el gris del día 
en la trama misteriosa
de tu último sueño.

Tengo esta extraña costumbre
de trazar ramas eternas
hacia el centro reptil
del corazón del cielo.

Origen

En mi particular mito fundacional
en mi historia de vida
la deidad suprema es una diosa.

Me enseñó las múltiples danzas de la luna.

Quizá por eso te busco
siempre y sin violencia
cada vez que renace una cigarra.

Intimidad

Dos hormigas laboriosas
incansables enloquecidas
hacen amor dentro de mi pecho.
Son el camino que elijo y renuevo
en cada lluvia tuya
en cada luna esparcida sobre las flores de tus valles
en cada ventana que se abre
sobre la calle desnuda